viernes, 17 de diciembre de 2010

Blake Edwards y Jean Rollin

Nos despertamos con dos noticias deplorables: los fallecimientos de dos realizadores tan antitéticos como Blake Edwards y Jean Rollin. De hecho, no creo que pueda haber dos personajes más diferentes dentro del cine, dos concepciones tan distintas a la hora de realizar un largometraje.

William Blake Crump nació en Tulsa el 26 de julio de 1922. Comenzó su carrera en el cine como extra a finales de la década de los cuarenta. Después pasó a escribir guiones para cine y televisión. Es famosa la relación profesional que mantuvo con Richard Quine. En 1955 dirige su primer largometraje, “Bring your smile along”, con Frankie Laine. Cuatro años más tarde dirige su primera gran película, “Operación Pacífico”, con Cary Grant, Tony Curtis y el inolvidable submarino rosa. La relación de estupendas comedias que realizó es inabarcable: “Desayuno con diamantes” (1961), “La pantera rosa” (1963), “El nuevo caso del inspector Clouseau” (1964), “La carrera del siglo” (1965), “El guateque” (1968), 10, la mujer perfecta” (1979), “S.O.B.” (1981), ¿Víctor o Victoria?” (1982) y un largo etcétera. Pero también fue el creador de sólidos dramas y thrillers como la excepcional “Días de vino y rosas” (1962) o “Chantaje contra una mujer” (1962). Su último largometraje lo dirigió en 1993. Sin duda, se nos ha ido uno de los más grandes de Hollywood.


Jean Michel Rollin le Gentil nació muy cerca de París en 1938. Un esteta del cine de terror, un cine sin medias tintas: o lo amas o lo odias. Vampiros intelectuales, mujeres bellas y con poca ropa, escasos diálogos. Una carrera rabiosamente personal y desgraciadamente inédita en su casi totalidad en España, que nos deja títulos tan sugerentes como “Le viol du vampire” (1968), su primer largo; “La vampire nue” (1970), “Le frisson des vampires” (1971), “Lèvres de sang” (1975), “Les raisins de la mort” (1978) o “Les deux orphelines vampires” (1997). También dirigió varias cintas pornográficas con el nombre de Michel Gentil. Todavía estaba en activo cuando le sobrevino la muerte.

1 comentario:

insermini dijo...

tristes noticias, y yo sin haber visto aún nada de Rollin!!

es inquietante este paralelismo extraño. recuerdo que Kieslowski y Lucio Fulci murieron el mismo día. Uno esteta de los subgéneros y el otro de la intelectualité.

no sé qué nos quiere decir el destino con todo esto