miércoles, 8 de septiembre de 2010

Fruta sexual del Caribe (Joe D'Amato, 1978)


Título original: Papaya dei Caraibi.
Intérpretes: Melissa [Chimenti], Sirpa Lane y Maurice Poli. (En los créditos no aparece nadie más).En 1978, Joe D'Amato viaja a la República Dominicana con el encargo de dirigir la película de acción "Duri a morire". Al parecer, queda tan contento con las localizaciones que se queda allí para rodar varias películas eróticas, tanto en su vertiente soft, como hard. Es su denominada serie dominicana, en la que también se incluyen títulos como "Sexo negro" u "Orgasmo negro".
En esta cinta, la única soft de la serie, Maurice Poli interpreta a un ingeniero que viaja al Caribe junto con su mujer, (la malograda Sirpa Lane, a la que dedicaremos una entrada en un futuro), con el fin de proyectar la construcción de una central nuclear. Pero en sus vidas entra una extraña mujer que se hace llamar Papaya (la actriz de origen eritreo Melissa Chimenti), que los hace entrar en una espiral de sexo, violencia y celos.
Película repleta de sexo y desnudos y que además contiene un par de escenas gore, algo habitual en su realizador. En la primera secuencia vemos a Papaya haciendo el amor con otro hombre. Todo normal hasta que en plena felación, la muchacha le arranca el miembro al desdichado de un buen mordisco. Más tarde, el matrimonio aseiste a un rito de vudú en el que un santón eviscera primeramente a un par de cerdos, para luego ofrecer un sacrificio humano, al cual le extraen el corazón y lo devoran. Después, todos los componentes de la ceremonia se desnudan y bailan enfervorecidos al son de los ritmos creados por Stelvio Cipriani.El filme también incluye ciertas dosis de sadismo bajo la forma de unos latigazos que la poderosa Melissa inflinge a uno de sus amores/esclavos. Y todo ello bajo una débil coartada ecológica.
En nuestro país se estrena con la calificación de Clasificada S. En su día, la publicidad dice de ella: "Las escenas más violentas que jamás se presenciaron en una película... donde aparecen encubiertas por un vicioso amor...".
El veterano Maurice Poli, visto en algunas películas de Mario Bava, es la última persona en la que un director de casting serio pensaría para rodar una película de este tipo. Y sin embargo...
Por otra parte, la exótica Melissa tiene una gran presencia y obtiene los mejores momentos del metraje.
Caso aparte es el de Sirpa Lane, antiguo descubrimiento de Roger Vadim. Se muestra inexpresiva en todo momento, excepto en la escena del ritual, en la que pone unas muecas ciertamente grotescas. Recita sus diálogos sin emoción alguna y camina con andares de pato mareado, pero, eso sí, tiene un cuerpo escultural. La Saison Cinematographique decía al respecto de su actuación: "Sirpa Lane es la peor actriz que se ha visto desde hace mucho tiempo en una pantalla".Muy mediocre en general, no se le puede negar a D'Amato cierto sentido del erotismo, como queda demostrado en la bella escena de amor lésbico entre las dos protagonistas femeninas.

Calificación (de 0 a 5): 1.

¿Sabías que...?

La banda sonora de esta película no ha aparecido íntegra en el mercado hasta este mismo 2010, gracias a la discográfica alemana Chris' Soundtrack Corner.


Melissa inició su carrera musical en 1968 con La spiaggia è vuota. A finales de los setenta se unió al músico Giampiero Scalamogna, con el que formó la banda disco Gepy & Gepy, de la cual ponemos un vídeo, para vuestro deleite.