martes, 17 de enero de 2012

Annie Belle: Retrato de una nínfula (III)



Continuamos repasando la trayectoria de nuestra adorada Annie Belle, en esta, la penúltima entrega. “Switch” (1978) es un filme fantasma. Su rodaje fue interrumpido por el fallecimiento de su director, Giuseppe Colizzi. Este realizador fue el descubridor de la pareja humorística formada por Bud Spencer y Terence Hill, y entre su corta filmografía encontramos títulos como “Tú perdonas... yo no” (1968), “Los cuatro truhanes” (1968) o “La colina de las botas” (1969). En los años setenta dirige un canal privado de televisión en Roma llamado SPQR. Sus experiencias en esta nueva faceta las intenta plasmar en pantalla con la que será su última película, esta “Switch”. A Annie le hacía mucha ilusión trabajar con este realizador.

Pese a su muerte, la película logra estrenarse fugazmente y prácticamente nadie se entera de su existencia, por lo que se guarda en una caja, cae en el olvido y se convierte en un “cult” buscadísimo. Hace unos pocos años se pudo ver en Roma en el marco de un festival.


La película, que también es conocida como “Pandemonio”, es una comedia en la que unos jovenes que poseen una televisión privada viven mil enredos, incluído un secuestro. Annie Belle es la principal protagonista femenina. La carrera de la actriz parece que toma un nuevo rumbo.



En 1980 rueda “Una noche en coche cama”, cacofónico título español del más sencillo “La compagna di viaggio”. El director es Ferdinando Baldi, fallecido hace unos pocos años. Se trata de una película al servicio del erotismo de Anna Maria Rizzoli, starlette habitual de la comedieta sexy de finales de los setenta y principios de los ochenta, que era conocida como “el seno más bonito de Italia”.

Annie con una gafas imposibles

Un barón (Gastone Moschin) ha organizado un robo en un tren. Mientras va preparando el golpe junto a su ayudante (la Rizzoli), se nos van mostrando las peripecias del mozo (Raf Luca) entre las diferentes estancias del coche-cama, tal como años más tarde haría Tim Roth en “Four rooms” (1995). Nuestra Annie es la secretaria de un político (Giorgio Bracardi) tan impetuoso como patético.


El reparto femenino de esta cinta es de los que producen vértigo: además de la Rizzoli y nuestra Annie, también está la deliciosa (y llorada) Marisa Mell, ya con cuarenta años encima pero tan bella como siempre; la rotunda Serena Grandi, que interpreta a una joven recién casada y un poco reticente a acostarse con su flamante marido; y las futuras divas del porno italiano, Marina Frajese y Moana Pozzi.


Por el contrario, los protagonistas masculinos flojean bastante. Está el veterano Gastone Moschin, que había participado en “El Padrino” de Coppola y que ya coincidió con Annie en “Mogliamante”. Encontramos los acentuados rasgos de un Raf Luca demasiado gesticulante, y al pelón de Pino Ferrara. En fin, un reparto varonil poco atractivo de cara a la galería, al contrario de sus compañeras féminas. Unas actrices a las que no les cuesta demasiado enseñar sus pechos, sobre todo la Rizzoli, que por algo es cabeza de cartel. Extrañamente, Annie Belle está más recatada que nunca y apenas deja entrever su cuerpo desnudo en un escorzo y apretada al fornido cuerpo de Massimo Pitarello, un cachas de gimnasio que probaría fortuna en el subgénero de bárbaros y brujería que produjo el cine italiano tras el éxito de “Conan el bárbaro”.

En cualquier caso, “Una noche en el coche cama” es una mala comedia más preocupada en mostrar los cuerpos de sus actrices que en crear una trama más o menos coherente.

Ese mismo año se produce el primer reencuentro con Al Cliver en la invisible “Molto di più”, única película del misterioso Mario Lenzi, pintor amigo de Cliver, que ya había actuado con Annie en un par de ocasiones.

Una cinta que prácticamente nadie ha visto, y quien lo ha hecho deja constancia de lo mala que es. Al parecer intenta ser un retrato de la intelectualidad en la Roma de los años setenta, rodada de una manera semidocumental. Así, vemos como los actores cocinan, se duchan y ejecutan otras nimiedades, casi sin diálogos. Apasionante. Si alguien tiene información sobre esta película, bienvenida será.


Y después de esta rareza, se estrena la que es una de sus películas más famosas, la tremenda “Trampa para un violador”, dirigida por el carnicero de Ruggero Deodato (“Holocausto caníbal”).



Película evidentemente influenciada por “La última casa a la izquierda”, opera prima de Wes Craven. De hecho, cuenta con su mismo actor principal, el recientemente fallecido David Hess. Según declaraciones de la propia actriz, Hess se comportaba como un divo durante el rodaje. Con quien sí que congenió fue con Giovanni Lombardo Radice, polifacético actor de gran cultura.

Con David Hess

El argumento gira en torno a las tropelías que este y su acompañante (un Giovanni Lombardo Radice absolutamente enloquecido) cometen en un lujoso chalet en el que se cuelan. Los habitantes del chalet son ultrajados con mil y una perrerías. Unos inquilinos, por cierto, de muy buen ver: al pipiolo de Christian Borromeo –ese mismo año rodaba “Ténebre” a las órdenes de Dario Argento- le acompañan féminas de la categoría de Lorraine de Selle, la inédita Marie-Claude Joseph, y por supuesto, nuestra Annie Belle.

Con David Hess en la ducha

En una de sus escenas más celebres, Annie y David Hess mantienen relaciones sexuales en la ducha. La actriz parece una frágil muñequita en manos de tamaño gigante. En España, la película lució una flamante “S”, mientras que en el Reino Unido entró de lleno en la lista de las controvertidas “video nasties”.



Rodada en 1978, pero estrenada dos años más tarde, “Trampa para un violador” es una de esas películas de las que te sientes culpable de que te guste. Al menos en mi caso. Y te sientes culpable porque lo que estás viendo es una colección de humillaciones que va en aumento y desemboca en una previsible explosión de violencia seguida de una venganza liberadora a la manera de Charles Bronson, tan esperada como agradecida. En fin, una película que despierta los instintos más bajos del espectador, que ante tanta perversidad únicamente desea la muerte de Hess y su compinche. Una muerte lo más dolorosa posible. Planteamiento sencillo pero eficaz. Mea culpa.

Con Marie-Claude Joseph

Su siguiente película también será de terror. En "Absurd" es dirigida por Joe D'Amato, que pretende hacer una especie de continuación espiritual de su éxito "Gomia, terror en el mar Egeo". Lo único que tienen en común ambas películas son la cantidad de sangre y violencia que poseen ambas y el personaje protagonizado por George Eastman. Annie es una enfermera que cuida de unos hermanos (Katya y Kasimir Berger, hijos de William Berger) en una lujosa mansión mientras sus padres están en una fiesta. De repente se ven acechados por un loco homicida (Eastman, claro) que no duda en asesinar a nuestra Annie -que luce de nuevo pelo rubio- de una manera horrible: le coloca la cabeza en un horno y lo enciende. Una muerte lenta y dolorosa. Sanguinaria, como toda la película, toda una muestra de brutalidades con muy poco sentido común. Aunque Annie recuerda como divertida la experiencia de trabajar con Joe D’Amato, uno de los realizadores con los que más a gusto se sintió durante su carrera. También recuerda las largas horas de maquillaje que tuvo que soportar para rodar la escena de su muerte.





Durante esta época, la actriz estaba sentimentalmente unida al productor Diego Spataro, con el que mantuvo una relación de tres años. Lo abandonó el día de final de año.

Asesinada por George Eastman en el horno



Después de enfrentarse a la bestia parda de George Eastman, le tocó encararse con otro monstruo más terrible si cabe, el terrorífico cantante siciliano Carmelo Zappulla. Fue en "Pronto... Lucia", dirigida por Ciro Ippolito. Con Ippolito ya había trabajado en el set de “Las noches pecaminosas de una menor”. El encuentro entre el ahora realizador (su primer filme en este sentido fue la terrorífica “Alien 2”, en la que sustituyó al inicialmente previsto Biaggio Proietti) y la actriz fue puramente casual. Ella iba andando por las calles de Roma cuando oyó el claxon de un coche. Resultó ser Ippolito, que por entonces estaba rodando su segunda película. Annie Belle acabó protagonizándola. En ella, Zappulla es Tonino, joven napolitano que se quiere casar con su novia de toda la vida, Lucia, interpretada por la actriz. Hay una crisis económica por todo el país, que queda reflejada en varias imágenes de huelgas de trabajadores, razón por la cual Tonino se ve obligado a emigrar a Austria para trabajar de minero. Allí conoce a Helga (Clelia Rondinella), que, como todos los austríacos, habla un italiano perfecto, y tienen un lío amoroso. Un posterior accidente en la mina provoca que Tonino pierda la memoria y entonces Helga dice ser su mujer. Todo un melodrama, más cercano a las fotonovelas que a Douglas Sirk, con Zappulla lanzando gorgoritos a la mínima que puede y una Annie Belle más recatada que nunca, con una cinta rosa en la cabeza, pero muy guapa.




La película es bastante insoportable, pero es supone un incremento de moral para Annie, que estaba deseosa de cambiar su registro dramático. Además, su éxito en taquilla provoca que la actriz sea contratada para más películas napolitanas de ese corte.

Con Carmelo Zappulla

Ciro Ippolito se convertiría en el nuevo compañero sentimental de la actriz, a la que volvería a dirigir y producir en alguna ocasión más.



En este mismo año de 1982, el veterano realizador Christian-Jaque dirige la miniserie de siete capítulos “La nouvelle malle des Indes”. Una historia de aventuras ambientada en el siglo XIX y para la que cuenta con Annie Belle para una breve aparición. Es en el capítulo tercero, y la actriz luce unos bonitos tirabuzones.


P.S.: En IMDB aparece como parte de la filmografía de Annie Belle la película americana "Liar's moon" (David Fisher, 1982). Podemos confirmar que la actriz nunca participó en dicha película. Como se puede apreciar en la fotografía de abajo, la enfermera está interpretada por otra mujer, no por nuestra parisina.

1 comentario:

David dijo...

Todo lo que tenga que ver con el mundo del cine es interesante y por eso trato de ver películas cada vez que tengo la oportunidad. Mi sueño sería viajar a los estudios de Hollywood y poder ver como se realiza una peli. Para eso necesitaria obtener con Lan Argentina las ofertas necesarias