miércoles, 28 de noviembre de 2007

ESCENAS MEMORABLES DEL CINEMA BIS (IV)

Viy (Georgi Kropachyov y Konstantin Yershov, 1967)

Esta película rusa es una adaptación del mismo cuento en que se basó Mario Bava para rodar su primera película, la fundamental "La máscara del demonio" (1960). Quizás esta versión sea más fidedigna al relato original, pero también se toma sus licencias.

En esta película, que según algunas fuentes es la primera del género de terror que se hizo en la Unión Soviética, tenemos como protagonista a un joven seminarista que ha de pasar tres días con sus noches encerrado mientras vela el cuerpo de una muchacha. Y dicha muchacha es una bruja que invocará a todos los demonios conocidos, incluído el temible Viy, a los que lanzará sobre el indefenso muchacho.

Esa es la escena que os propongo, la mejor de todo el filme en mi opinión, cuya visión os recomiendo vivamente por cuanto se aparta de los cánones occidentales a los que estamos acostumbrados. Solo hay que ver cómo son representados los demonios que aparecen: son extravagantes como pocos, sobretodo el inenarrable Viy que aparece al final.

A destacar, además de la preciosa escenografía y efectos visuales, la fotografía gris del interior que se contrapone con el vivo colorido del exterior (aunque en esta escena únicamente aparezca un segundo).



7 comentarios:

Aura dijo...

Es mágico: que demonios tan adorables. Me encanta uno que parece un peluche y que asoma la cabecita tímidamente.
Me pido velar a esa bruja tan encantadora coronada de margaritas :)

BUDOKAN dijo...

Qué grande es esta escena. Esto es como hacer un curso del género con un especialista. Gracias. Saludos!

Dr. Insermini dijo...

Esta sí que la he visto. Me gustó mucho, con esos colores entrañables y esos toques de humor ruso.

Una verdadera lástima que el cine de terror no estuviese bien visto en el régimen. Sería maravilloso ver un Kwaidan a la rusa.

rubén dijo...

El "jefe" parece un cruce del Golem de Meyrink y Mr. Potato.

Cecile B. Demente dijo...

Impresionante, creo que acabo de enamorarme, como mola!
Es grotesca e ingenua al mismo tiempo, y completamente genial!
A ver si la encuentra en la mula...

darkerr dijo...

Alucinante, con sólo esos cinco minutos ya pienso que es una verdadera joya, que belleza de imágenes.

Tío Marvin dijo...

En una palabra: genial