martes, 19 de junio de 2007

EN HOMENAJE A MARTA FLORES



Después de verla aparecer brevemente en "El asesino de muñecas", me he preguntado cómo es posible que una actriz tan veterana como Marta Flores sea una completa desconocida para muchos.
Cierto es que no ha hecho muchos papeles protagonistas, pero ha sido una más que eficaz característica en todo tipo de cine, también en el de terror, como lo atestiguan sus intervenciones en películas como "Emma, puertas oscuras" (José Ramón Larraz, 1974), "Diabla" (Enzo G. Castellari, 1979) o la mencionada cinta de Miguel Madrid.
Nacida Marta Mateos de la Paz, también grabó algunos discos junto con Luis Prendes o Manuel Gozalbo. Además es una reconocida actriz de doblaje.
Esta breve biografía la escribió ella no hace muchos años y está sacada de la página web de TV3. Sirva de pequeño homenaje, pues.

Pequeña autobiografia de Marta Flores

El día 8 del mes de Enero nace en Barcelona una niña a la que llamarán Marta, hija de un famoso orfebre llamado Álvaro, y de Josefina, la más importante diseñadora, que confecciona ropas interiores a toda la aristocracia que reside en Barcelona. Marta desde pequeña siente gran afición por el teatro y la música, pues su padre además de su oficio, porque le gusta, toca varios instrumentos, en especial el violín. Cuando acude al teatro clásico y a los conciertos siempre va con Martita. Van pasando los años, la niña estudia y cuando ya es mayor se interesa por la filosofía y las letras. Cursa los estudios y sus padres, junto con las dos hermanitas pequeñas, deciden hacer un largo viaje de recreo por América del Sur y fijan la residencia en México, capital donde están casi dos años. Deciden regresar a España. Marta sigue estudiando, pero hace algunos pinitos en el teatro con un grupo de aristócratas amigos de su madre. Representan Zarzuelas a beneficio de la Cruz Roja. Cuando apenas tiene 17 años un día lee en el periódico un anuncio que dice: "Se necesitan señoritas jóvenes y con buena presencia para trabajar en el cine. Presentarse en el Teatro Parthenon de calle Balmes etc." Convence a su abuelita para que la acompañe, pues sobre todo su padre, hombre muy recto, se opondría a tal disparate. El director dice que tiene mucha madera de actriz y le propone hacerle unas pruebas y rodar unas escenas para presentárselas al productor. Van a unos exteriores con el director. El operador, que se llamaba Daniel Aragonés, el que más tarde montó los laboratorios Cinefoto, y Alberto Gasset, un gran montador. Estamos en el año 1929 cuando la famosa Exposición de Barcelona en Montjuïc. La verdad, de aquellas pruebas, nunca más se supo nada. Marta se desengaña y aunque continua estudiando un buen día decide dedicarse al arte, al teatro, al cine, a los doblajes, por lo que siente profunda vocación. Empieza con aficionados, más tarde ya interviene en compañías profesionales en gira por Cataluña con la oposición tremenda de sus padres, y para liberarse de esa opresión decide casarse con un joven con el que tonteaba. Después de muchas peleas con su familia se casa a los dieciocho años, y claro, como era de esperar, el matrimonio fracasa. Pasan casi tres años y con un crío de meses pide el divorcio y sale de aquel infierno. Tiene que mantener a su hijo y se presenta en los estudios de la Metro-Goldwing-Mayer y empieza a trabajar haciendo doblajes en las películas extranjeras. Allí conoce a un representante llamado Guerrita y la contrata para hacer extras de cine. Acepta, pues puede ser un trampolín para introducirse como actriz. Efectivamente el director le da un papelito en Héroes Del Barrio, después Usted Tiene Ojos De Mujer Fatal con Lina Yergos, y con un papelito más importante en La Linda Beatriz, dirigida por José María Castellví. Aparte del cine, debuta en teatro con la compañía de comedias de Antonia Herrero y Enrique Guitart, trabaja también con don Enrique Borrás y otras grandes figuras. Desgraciadamente llega la Guerra Civil, y un día la llaman del Sindicato de la CNT para que debute en el teatro Barcelona con la compañía de don Juan Bonafe. Con la misma compañía está hasta finalizar la Guerra. La contrata María Fernanda Ladrón de Guevara, después con Tina Gasco y Fernando de Granada. Terminan la temporada, salen de gira y debuta en Madrid con éxito, pero la reclaman de Barcelona para hacer la protagonista de la película Julieta y Romeo, con Enrique Guitart, comedia de José María Peman y dirigida por José María Castellví. A partir de la primera película como figura, en la productora Cinedia José María Blay decide cambiar el nombre de Marta: dejará de ser Marta Mateos para convertirse en Marta Flores. Así, hasta la fecha. Tanto en Barcelona como en Madrid asistió a los estrenos y fue un éxito. A esta producción le siguen el primer musical con Luis Prendes que también fue otro éxito: Melodías Prohibidas; después el Trece Mil con Rafael Durán y Josita Hernán; El Sobre Lacrado con Luisita Gargallo; Cuando Pasa el Amor con Guillermín Grin; en Madrid Goyescas con Imperio Argentina y dirigida por Benito Perojo; La Hija del Circo con Miguel Fleta hijo, y que dirigió Julián Toremocha, y muchas más. Fueron unos años gloriosos en que no dejó de trabajar en cine, y los recuerda con mucho cariño. Pasa una temporada larga que no le interesan algunos papeles que le ofrecen y vuelve al teatro, pero ahora como primerísima vedette del Teatro Martín de Madrid, la mejor compañía de revistas de España. Debuta en Zaragoza en el año 1949 y consigue grandes aplausos con el cine y doblajes, pero un contrato muy ventajoso la lleva a debutar en Buenos Aires en Radio Belgrano. Fue por seis meses y se queda siete años. Hace una película en Buenos Aires con Mario Cabré y Elisa Cristián Galve, actriz porteña, en el año 1950, pero en el 1951 regresa a Barcelona para debutar en Teatro Talia con un vodevil catalán y rodar una película, Milagro en la Ciudad, director Juan Xiol. Así pasa el tiempo yendo y viniendo, hasta que por fin, cansada de tanto trabajo, decide regresar a España en el año 1957. Monta casa en Barcelona y al asistir a un estreno de cine se encuentra con Juan de Orduña y le ofrece un papel importante en La Tirana. Le siguen siete u ocho películas más. El 1958 y el 1959 fueron años de muchos rodajes, y por supuesto ha continuado trabajando sin parar, en todos los medios, en cine, teatro y doblajes muchos. Ha doblado a Esther Williams, Lana Turner, Jean Wiman, Jessica Tandy, y muchas más. También trabajó mucho en TVE. Con Frns Joham et. Sus últimos trabajos, con Rovira Beleta en la película Crónica de un sentimental en rojo y con Isasi Isasmendi en El aire de un crimen; un corto de éxito con Rosa María Sardà y Carles Santos: Romàntic. En el teatro se despidió el año 1979 con un gran musical: Chin, chin, felicidad, espectáculo maravilloso montado por los hermanos Riba, siendo el último espectáculo que se hizo en el Teatro Español de Bacelona para convertirlo en boite.

Su biografía es mucho más extensa pero en tan poco espacio es imposible resumirla. Obran en su haber aproximadamente más de 150 películas, entre protagonistas, segundo papeles y otros menos importantes. Rodadas en varios países, muchas coproducciones rodó con Van Hefling, John Wayne, Tirone Power, Anthony Quinn, George Peppard, etc. Con directores, a parte de los grandes españoles, también trabajó a las órdenes de Sergio Corbucci, Arthur Lubin, etc.

Ha sido premiada a la mejor actriz en Valladolid, en Madrid, en el Sindicato Nacional por su labor durante 50 años, en la Mostra de Cine de Ibiza por toda una vida dedicada al cine. Premios del Festival de Cine de Terror de Sitges.También medallas de la Mostra de cine catalán en Sitges, Salou, y las medallas de plata y oro de la Hermandad del cinema, por los 25 y 50 años respectivamente. Se lamenta de no haber obtenido ningún premio importante de su tierra natal, Barcelona, pero sigue esperando.

Hoy, según nos dice Marta Flores, es el día más feliz de su vida al recibir esta medalla de oro del centenario, y les da de corazón a todos las gracias, muchas gracias. Y sobre todo a la academia de las artes y las ciencias cinematográficas españolas, a su director José Luís Borau.
Trofeo que recibió en Zaragoza el 12-10-1996. En Barcelona el 30 de marzo de 2000 recibió un homenaje que le dieron sus colegas, actores, actrices, directores, productores, infinidad de adhesiones, del ayuntamiento, Pedro Ruiz, telegramas de Madrid, etc. Más de 150 personas. Fue una velada maravillosa e inolvidable. Marta dio las gracias a sus organizadores y a todos sus compañeros-amigos. Y también a la prensa, a Belén Guinart.

Marta Flores.

1 comentario:

darkerr dijo...

Esa "Diabla" de Enzo G. Castellari (un director que casi era un todo-terreno) tiene buena pinta, habrá que buscarla. Saludos.