domingo, 17 de junio de 2007

EL ASESINO DE MUÑECAS (MIGUEL MADRID, 1974)





Con David Rocha, Inma de Santis, Helga Liné, Elisenda Ribas, Marina Ferri, Lupe Rocha, Salvador Buchila, Alejandro del Río, Marta Flores, Susana Taber, Isabel Gallardo, Rebeca Romer, "Indio" González, Enrique Majó, José Ruiz Lifante, Ventura Oller, Luis Induni, Juan Torres, Antonio Moreno, "Indio" González Jr., Fernando Ulloa, Francisco Oteo, Juan Miguel Solano, José Palomo, María Condal, Antonio Molino Rojo y el conjunto músico-vocal Amores.

Estamos hablando de una de las películas más extrañas y desquiciadas que ha dado el cine español. Segunda de las tres películas que dirigió el ignoto realizador Miguel Madrid (con el seudónimo de Michael Skaife), ya fallecido. La primera fue la bienintencionada pero cochambrosa “Necrophagus” y su canto del cisne fue la cinta erótica “Bacanal en directo”, que todavía no he tenido la oportunidad de ver.

“El asesino de muñecas” cuenta la historia de Paul, el hijo del jardinero de una gran mansión, que ha vuelto con sus padres después de fracasar en la carrera de medicina. Paul es un joven emocionalmente inestable, por decir algo suave. Colecciona muñecas, ya que al fallecer una hermanita suya, fue educado como si fuera una niña. (Helga Liné, que interpreta a la señora de la mansión, no reconoce a nuestro protagonista y comenta que creía que el jardinero tenía solo una hija). Poco después de la llegada de Paul a la casa, comienzan a sucederse los asesinatos. ¿Será Paul el responsable?

La película comienza con una presentación del propio realizador, que habla sobre la locura mientras descabeza una muñeca. Muy extraño, sí. Pero lo que continúa sigue el mismo camino. El argumento es, digámoslo, bastante delicado, pues en el personaje de Paul subyace una fuerte carga homosexual e incluso pedófila (su relación con el hijo pequeño del matrimonio de señoritos es bastante ambígua y hay una escena suficientemente embarazosa en la que Paul juguetea con el niño de una manera un tanto violenta, lo que alerta a su abuelo, que le reprocha a Paul sus estremecimientos con el niño). Toda esta componente erótica, pese a que nos encontramos en la agonía del franquismo, sin duda debió incomodar a más de un censor, pero de todos modos se puede ver en pantalla, cosa de la que nos congratulamos. Es quizá por esa atmósfera insana que crea su realizador, macabra y desequilibrada, por lo que “El asesino de muñecas” tiene tan poca querencia por parte del espectador (solo hace falta observar la mínima nota que tiene en IMDB, cuando bodrios infinitamente peores obtienen mejores resultados). Aunque no nos engañemos, la cinta de Miguel Madrid no es buena. Su realizador abusa de la cámara en mano y el montaje resulta cuanto menos estrafalario. Pero dada su condición de “rara avis” dentro del cine patrio, me extraña que no esté considerada como una película de culto y que no tenga una edición en DVD como merece (Nota: parece que Filmax se apunta un tanto y en agosto la lanzará en este formato). Porque elementos para tener esa condición no le faltan: sus enfermizas y delirantes escenas oníricas; la actuación del novel David Rocha, que tantas veces ha sido criticada pero que yo encuentro del todo consecuente con la trama y su ambiente; secuencias tan inefables como la del protagonista ante un teatro al aire libre repleto de maniquíes que lo ovacionan o aquella en la que aparece sin venir a cuento el conjunto musical “Amores” (como ya ocurría con The Zombies en la genial “El rapto de Bunny Lake”) y nos canta una versión del “Para Elisa” de Beethoven de aires psicodélicos, lo que aumenta nuestra sensación de extrañeza ante esta genuina pieza de “bizarre” español. Una película irregular, fallida, imperfecta, pero del todo inolvidable.

Entre el reparto destaca la malograda Inma de Santis y la siempre fascinante Helga Liné. La música compete a Alfonso Santisteban y los efectos especiales, alguno bastante sangriento, son obra de Juan Sánchez.

Valoración: 4,5 sobre 10. (lo que no quiere decir que no me guste, ni mucho menos, disfruto con ella, pero sé de sus limitaciones).

¿Sabías que…?

Hay muchos actores de doblaje entre el reparto, comenzando por el propio Rocha, que ya se ha hecho un nombre en el ramo. También está la insigne Marta Flores, voz habitual de Lana Turner, Rebeca Romer o el ya fallecido Fernando Ulloa, la inolvidable voz de James Stewart.

La acción ocurre en Montpellier, pero se rodó en Sitges y Castelldefels, así como en el marco incomparable del Parc Güell de Gaudí.

En un pequeño cameo encontramos a Antonio Rafales, el creador del Festival de Cine Fantástico de Sitges.

9 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Debo decirte que justamente esta semana estuve explorando un poco de este tipo de terror español y esta no la conoczco. Lo que has comentado y las fotos me han dado muchas ganas de verla. Saludos!

absence dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo dicho. Un rara avis a recuperar. Rafales aportó dinero, como ya hizo con Necrophagus motivando grandes quejas cuando se llevó el premio de Sitges.
Me sonaba que Madrid dirigió algún spaguetti western, perolo cierto es que no encuentro el dato.

Dr. Hichcock dijo...

Absence, es que olió mucho ese premio. Y más cuando pensamos que fue ex aequo con una película de la talla de "Lokis".
Un saludo.

Aura dijo...

Vaya, siempre ha estado en mi lista de películas "a buscar", pero aún no me había puesto a ello en serio. La intuición, y una clara predilección por el título me decían que tenía que gustarme y por lo que intuyo de sus explicaciones es justo el tipo de películas que me encantan...

Gracias.

Hellhammercito dijo...

Conocía ésta película de revistas y eso pero nunca la he visto, y al ver tu reseña me han entrado unas ganas terribles de verla y no sé por qué, me ha venido a la cabeza Sumario sangriento de la pequeña Estefanía, será por la escena en la que uno de los "sospechosos" que hace obras de arte con maniquíes y muñecas aparece en su estudio con una inocente niña desnuda, una escena que a mí, pese a su simplicidad, me dejó con la boca a bierta.

Me pongo ahora mismo a buscarla para verla, aunque en la mula no aparece, pero todo se andará.

Muy buena reseña.

¡¡Saludos!!

Dr. Hichcock dijo...

Hellhammercito, gracias.
La escena de la que hablas de Sumario sangriento... la recuerdo muy bien. Los americanos la detestan.
Es el poder que ejercen los maniquíes sobre nosotros, una mezcla de miedo y fascinación.
Recuerda "El beso del asesino" o "Seis mujeres para un asesino" (cuanto asesino, si es que de verdad de los maniquíes no puedes esperar nada bueno; acabo de recordar "Trampa para turistas", con lo que me ratifico).
Saludos.

octopusmagnificens dijo...

Tengo ganas de conseguir esta película. ¿Sale mucho Inma de Santis?

Iveldie dijo...

Es una película que siempre he querido ver y nunca he encontrado. Hay muchísimas películas españolas de terror en los 70 que hoy están totalmente desaparecidas. Por suerte en otros paises de vez en cuando las recuperan, deberiamos tomar ejemplo.

Saludos!

filomeno2006 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.