lunes, 20 de diciembre de 2010

El último día de la guerra (Juan Antonio Bardem, 1970)


Con George Maharis, Maria Perschy, Gustavo Rojo, John Clark, Jack Stuart [Giacomo Rossi-Stuart], Gérard Tichy, Sancho Gracia, Rubén Rojo, James Philbrook, Gerard Herter, Ralph Browne, Carl Rapp, Tomás Blanco, George Rigaud, Carlo Hintermann, Matilde Muñoz Sampedro, Fernando Hilbeck, Luciano Lorcas, Micaela Pignatelli, Bruno Sismondi, Dick Ziedman, Allen E. Russell, Bill Spann, John J. O'Brien, Matt Keller, Arthur W. Larkin, Katie Mulock, Teresa McCarter, Joy Saxon, Rafael Bardem Jr. y Richard Daugherty.

Después de rodar “Los pianos mecánicos”, Bardem afrontó con ilusión el proyecto de adaptar al cine la novela “El rey y la reina”, de Ramón J. Sender. Incluso se tenía por bastante segura la participación de Charlotte Rampling y de Anthony Quinn como protagonistas. La Paramount, que era la productora interesada en rodarla, fue a pagar los derechos de autor a Sender cuando se encontró con la sorpresa de que éste ya los había vendido a un productor francés. Se intentó negociar con el productor, pero con resultado infructuoso, por lo que se entró en un punto de no retorno y de la película nunca más se supo.

George Rigaud y Tomás Blanco.

Es entonces cuando a Bardem le proponen rodar una cinta bélica para el mercado americano. Se rodaría en inglés en régimen de coproducción entre España e Italia y con actores principalmente foráneos. El realizador acepta la proposición, aunque no se implica en el guión. De hecho, este es el único largometraje en el que no participa en la escritura del libreto, tan solo le da unos últimos retoques.

La acción transcurre el día del armisticio de la Segunda Guerra Mundial, como bien indica el título. A una patrulla norteamericana se le encarga encontrar a un científico alemán que guarda secretos que en manos inapropiadas serían muy peligrosos (el McGuffin hitchcockiano). Lamentablemente, un oficial nazi está dispuesto a encontrarlo antes, a pesar de que su ejército ha sido derrotado.

Giacomo Rossi-Stuart y Bruno Sismondi.

La publicidad la anuncia de esta manera: “Un filme antibelicista de Bardem que dejará una huella profunda en cada espectador.” Lo cierto es que la supuesta carga antibelicista del filme está metida con calzador y es más bien inapreciable para el espectador medio. Además, se traduce en unos farragosos diálogos no exentos de afectación.

George Maharis y Maria Perschy.

Por lo demás, nos encontramos ante la típica “hazaña bélica” que estaba tan de moda durante esos años, correctamente realizada pero sin una historia de base capaz de cautivar al espectador.

Carl Rapp y Gérard Herter.

Bardem incorpora imágenes documentales a la acción, en alguna ocasión insistiendo machaconamente en supuestos paralelismos. También hay varias imágenes aéreas.

Para su estreno se tuvo que eliminar una escena en la que Sancho Gracia tonteaba en un sofá con dos hermanas y la madre de ambas, para que se autorizara a mayores de 14 años, pues de otro modo se hubiese prohibido a menores de 18 años.

Katie Muloy, Sancho Gracia, Joy Saxon y Teresa McCarter.

Pese a que el desapego con la crítica ya había comenzado a evidenciarse en la magnífica “Nunca pasa nada”, a la que algunos tildaron de calle menor, es con esta película con la que la crítica se distancia mayoritariamente del cine de Bardem.

Maria Perschy.

El reparto cumple con funcionalidad dentro de la discreción, aunque bien es cierto que una película con George Maharis encabezando el reparto, no tiene demasiado tirón comercial. Al menos encontramos a la exquisita actriz austríaca Maria Perschy, que tampoco tiene demasiadas oportunidades para lucirse.

¿Sabías que…?

El nieto del burgomaestre está interpretado por el hijo del propio Bardem.

Aunque la acción transcurre en Austria, fue rodada en el Valle de Arán.