miércoles, 31 de octubre de 2007

ESCENAS HORROROSAS DEL CINEMA BIS (III)

Gomia, terror en el mar Egeo (Joe D'Amato, 1980)

+++ Por favor, si eres demasiado susceptible, no veas el vídeo. +++



Siempre me ha caído bien George Eastman. Un actor con una cara de bruto que espanta y que, sin embargo, y como suele ocurrir en el cine de bajo presupuesto, parece un tipo con el que te podrías tomar amistosamente una cervecita mientras te cuenta sus infinitas aventuras en el mundo del celuloide.

Nacido en agosto de 1942 con el nombre de Luigi Montefiori, su nombre se ha identificado siempre con el típico subproducto italiano rodado con cien liras. Pero hay más que eso. Montefiori ha trabajado con todos esos artesanos que nos lo han hecho pasar en grande, como Castellari, Corbucci, Deodato, Martino, Massacessi y otros, pero también se ha puesto a las órdenes de grandes directores como Mario Bava, Pupi Avati, Lina Wertmüller e incluso el gran Federico Fellini, para el que rodó “Satiricón” (1969).

Ya en los años setenta comenzó a escribir guiones, alguno de ellos tan conseguidos como el de “Aquarius”, que supuso la opera prima de Michele Soavi. También ha dirigido un largometraje de terror (alguno más, solo que no aparece acreditado y parece no importarle) y un documental.

En “Gomia, terror en el mar egeo”, película dirigida por su incansable amigo Joe D’amato en 1980, da vida a uno de los personajes más repulsivos de su carrera, y eso que cuenta con un buen muestrario de personajes zafios. Pero no solo de su carrera, sino que me atrevería a decir que se pone en la piel de uno de los más repelentes tipos que ha dado el cine italiano (pienso también en los verdugos de la obligada “Saló o los 120 días de Sodoma”, de Pier Paolo Pasolini).

Nikos Karamanlis, que así se llama el tipejo interpretado por Montefiori, es un enloquecido antropófago que vive en una remota isla griega a la que han ido a parar accidentalmente Tisa Farrow, la hermana zetosa de Mia, y sus compañeros.

La escena que os pongo es todo un clásico del cine gore, no apta para estómagos sensibles. Sobre esta película, el actor decía que no le gustaba, y todo ello “a pesar de que disfruto escribiendo y actuando para este género. Nunca veo películas de terror, a menos que sepa que es una muy buena. No me gustan las escenas violentas –las crías de cordero que se asemejan a fetos, las entrañas de cerdo y todo eso-, y creo que es curioso e incluso preocupante que la gente disfrute con este tipo de cosas. Si por mí fuera, escribiría historias de terror efectivas y brutales, si fuera necesario, pero sin derramar una gota de sangre”.

En cualquier caso, sorprenden estas declaraciones después de ver la escena. Y es que no tenemos remedio.

Pese a la condición de título de culto de “Gomia, terror en el mar egeo”, en su día fue un sonoro fracaso en Italia. Continúa Montefiori: “Cuando “Gomia” se estrenó en Roma un ardiente día de agosto en el cine Metropolitan, acudí a ver la primera sesión de la tarde y me encontré completamente solo, excepto por una pareja que se sentaba unas filas delante de mí. Cuando llegó la escena del feto, la chica gritó: “¡Qué asqueroso!” y se fue, seguida de su amigo. Aplaudí su afirmación y vi el resto de la película solo.



7 comentarios:

Pussy Galore dijo...

Genial, a mi esta peli me sorprendió por su crueldad, hasta yo, curtida, sentí la rupugnancia.

BUDOKAN dijo...

Qué escena impresionante!! No se puede creer, me hizo recoradar más o menos al final de la última de Carpenter para la tv. Además lo que cuentas en el post es muy interesante. Saludos!

darkerr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
darkerr dijo...

Vaya, habia hecho un comentario sin ver el video, je, je, si, es la escena que siempre se recuerda de ésta pelicula. Tambien hay otra escena con una mujer embarazada, que resulta un momento muy chocante. Aun hoy incomoda y mucho. Saludos.

elputocriticón dijo...

aix, la autofagia, esa arte incomprendida..

jojojo gran video!

octopo dijo...

Un peliculón de culto, aun recuerdo cuando con unos colegas la alquilamos en el videoclub, mira que nos molaban estas cochinadas.

Cecile B. Demente dijo...

Jo, no he podido evitar repasar el resto de escenas horrorosas de tu blog, todo grandes hits...